5 mercadillos navideños que tienes que conocer: abrígate hasta las cejas y ¡disfruta!

¿Quedarse en casa en Navidad? ¿Quién lo ha dicho? También puedes aprovechar para una escapada, aunque sea de pocos días. Lo justo para sumergirte de lleno en el espíritu navideño que llena los mercadillos más famosos de Europa.

Sé que quizá sea tentador cogerse un avión a zonas más cálidas… pero también puedes ser de las que, en estas fechas, prefiere envolverse en una bufanda, ponerse un gorro bien abrigoso, y salir a contagiarse del ambiente navideño tan especial de la mayoría de capitales europeas. 

Con una buena ropa de abrigo y un chocolate caliente, cualquiera de estas opciones es una estupenda elección. ¿Te apuntas?

 

Música, luces y artesanía navideña en estos 5 mercadillos tradicionales

Prácticamente todas las capitales y ciudades importantes tienen su propio mercadillo navideño. Pero como hay que elegir, me he decidido por estos 5 mercadillos que tienen todos los ingredientes para una escapada navideña perfecta. 

¿Vamos?

 

1. Praga (República Checa)

En Navidad la ciudad se pone de gala. Más, si cabe, porque ya es una maravilla durante todos los días del año. Pero las luces, las calle adornadas, la música… Lo mejor que puedes hacer es dejarte llevar por la magia. 

Hay muchos mercadillos dispersos por la ciudad, pero sin duda el de la Plaza de la Ciudad Vieja es el mejor. Además, es donde está el famoso reloj astronómico, así que aprovechas la visita para conocer lugares emblemáticos de la ciudad.

Como hará muchísimo frío, te recomiendo que cojas fuerzas en alguno de los muchísimos puestos callejeros. Un poco de jamón asado y vino caliente bastará para devolverte la vida al cuerpo y que puedas seguir paseando por entre los puestos de artesanías.

 

2. Nuremberg (Alemania)

En Alemania los mercadillos navideños son prácticamente una obligación. Los hay en la mayoría de las ciudades importantes, pero como hay que elegir, voy a recomendarte el de Nuremberg. 

Empezarás a sacar fotos incluso antes de acercarte a los puestos, porque la estampa vista desde fuera es preciosa. Todos iguales, de madera y adornados de Navidad… 

De nuevo te voy a recomendar que vayas al mercadillo con un poquito de hambre, porque te va a apetecer todo lo que veas. Aquí tienes que probar, sí o sí, el pan de especias con un vaso de Glühwein, un vino también especiado para calentar el espíritu.

Este mercadillo presume de ser el más famoso del mundo. No sé si será tanto, pero desde luego merece la pena conocerlo y traerse a casa un cascanueces artesano.

 

3. Tallin (Estonia)

Un país que enamora, ya estás advertida. Y su mercadillo navideño, más aún. Así que si todavía no tenías esta capital europea en tu lista de viajes, creo que deberías añadirla ya. 

Además quizá no es tan conocido como los otros lugares de esta lista, así que con suerte evitas grandes aglomeraciones. 

El escenario de la ciudad al completo no puede ser más mágico. Y el mercadillo dura bastante, así que tienes flexibilidad para elegir fechas. Suele montarse un mes antes de Navidad y dura hasta principios del año siguiente.

Está ubicado en Raekoja Plats, que es la plaza del Ayuntamiento, en pleno centro histórico.

Prepárate para probar dulces típicos y disfrutar de los coros en directo con bailes tradicionales, que amenizan el paseo entre los puestos del mercado. 

 

5. Budapest (Hungría)

Ya desde noviembre se puede disfrutar de los mercadillos navideños en Budapest. Están por todo el centro de la ciudad y cada calle es una fiesta. El más conocido de todos es el que está en la Plaza Vörösmarty.

¿Qué te recomiendo probar? Aquí es imprescindible el kürtőskalács, o pastel de chimenea. Se trata de un pastelillo con forma cilíndrica, crujiente y con un delicioso sabor a canela, vainilla, nuez… según la cobertura final que lleve.

Además, en el mercadillo podrás ver muestras de artesanía local, ver conciertos al aire libre y simplemente, disfrutar del ambiente navideño que impregna la ciudad.

¿Ya has elegido? Ojalá sí. 

Ya sé que en este año 2021 puede ser complicado viajar, porque hay países con restricciones. 

Pero si no pueden ser estos, espero que visites algún otro mercadillo navideño de los muchos que hay en Europa (en España también los hay preciosos), y luego me cuentes qué tal. ¿Te animas? Lo pondré en mi lista para el año que viene 😉