[Black Friday] ¿Promociones en joyería? Aprende a identificar calidad

Black Friday está a la vuelta de la esquina. Seguro que lo estás esperando con los brazos abiertos para poder ahorrarte unos euros en esas compras que quieres hacer. 

¡Yo también! Es una gran ocasión para encontrar descuentos muy, pero que muy interesantes. 

En el sector que yo mejor conozco, el de la joyería, he visto muchas veces cómo se lanzan promociones muy atractivas a unos precios de auténtico escándalo.

¿Pero de verdad dan lo que prometen?

 

Ofertas con truco: 3 claves para distinguir joyas de baja calidad

Black Friday es un buen momento para ir de compras. A mí me encanta encontrar ofertas y empezar a tachar cosas de mi lista de regalos de Navidad con antelación.

Pero reconozco que hay que ir con cuidado, porque muchas veces las promociones agresivas prometen más de lo que dan. 

Y como en Black Friday hay un punto de compra impulsiva (los comerciantes lo saben muy bien) puede que al final te lleves a casa algo de una calidad peor de lo que esperabas.

Cuando se trata de tus joyas, te llevas una decepción bastante grande cuando, después de usarla unas cuantas veces, pierde brillo, se oscurece, las piedras se caen, los cierres no ajustan… En fin.

Como no quiero que te pase nada de eso, hoy te voy a contar algunos detalles en los que te tienes que fijar para que no te den gato por liebre.

 

¿De verdad es oro?

Si quieres comprar una joya de alta calidad, ha de ser oro de Primera Ley, que es el que tiene 18 quilates como mínimo.

Cualquier joyero te puede explicar que esto significa que está compuesto por un 75% de oro y un 25% de otro metal. Se hace así porque el oro es un material blando, y esa parte de otros metales en su composición le aporta un extra de dureza.

Hay joyas con un porcentaje aún mayor, que se aproximan al oro puro, pero el de 18k es muy habitual y es de muy buena calidad. 

¿Y cómo lo distingues? Seguro que en las películas de piratas has visto que muerden las monedas para comprobar si son de oro.

Dada la blandura del metal, tiene cierto sentido (aunque no es una prueba que te recomiende hacer, la verdad). 

Hay más formas de comprobarlo, como medir la densidad o usar ácido nítrico. Ya te imaginarás que no es muy práctico. 

Lo mejor y más sensato es comprar en una joyería que te dé confianza  y que te ofrezca un certificado de garantía. Mejor que escapes de los marketplace en donde se encuentran auténticos chollos… pero de muy dudosa calidad.

Con tus joyas, no te compliques: oro de 18k o platino son una apuesta segura.

Ya que inviertes en calidad, luego toca cuidarla. Te dejo aquí unos consejos para limpiar el oro para recuperar todo su brillo. Trucos caseros que mantienen tus joyas perfectas.

 

Piedras preciosas… o no

Es bastante fácil hacer pasar por una piedra preciosa algún material corriente. Hoy por hoy hay resinas o plásticos, o incluso piedras sintéticas fabricadas en laboratorio, capaces de “colar” como si fuesen piedras de alta calidad. ¿Cómo distinguirlas?

Si no eres un experto en el tema, la verdad es que es bastante complicado. 

Siento decirte que, en este caso, hay una cosa bastante fiable: el precio. Si te dispones a comprar una joya con una piedra de alta calidad, no esperes esos grandes descuentos de Black Friday. 

¿Has visto esmeraldas o rubíes auténticos de rebajas?

Yo tampoco. En el sector de la alta joyería, los chollos no existen.

 

¿Te fías de esos engastes y cierres?

En una pieza de calidad, las piedras estarán engastadas con precisión y de forma simétrica. Sospecha si las piedras no están colocadas de igual forma, hay huecos o desigualdades que llamen la atención.

Una joya de alta calidad está perfectamente equilibrada. Si hay algo que “chirríe”, mala señal.

¿A qué me refiero?

Marcas que no deberían estar ahí, grietas en el material, asimetrías o rebabas. Y ya lo último es que ¡se vea un pegote de adhesivo! Te aseguro que no exagero, en el mundo low cost se ve de todo.

También es recomendable que te fijes en el cierre. Los hay de muchos tipos: de pinza, de reasa, mosquetones… Lo más importante es que sea firme y no ofrezca dudas sobre su consistencia.

Si no cierra del todo o tiene algún defecto de ajuste, descarta la pieza porque no es una joya que te interese comprar.

¿Te dan algunas ideas estos consejos? Espero que nunca te vendan como una buena joya algo que no lo es. ¿Alguna vez te ha ocurrido? Compártelo, para que aprendamos a esquivar estos timos