Anillos de oro con piedras preciosas: un punto de color en tus manos

Para mí el oro siempre es tendencia, jamás me cansaré de mis joyas de oro. Me encanta llevarlo en mis pulseras, pendientes, collares… y mis anillos de oro, que es de lo que te quiero hablar en el post de hoy.

Aunque hay muchos modelos, y el oro siempre es elegante en las manos, me gustaría proponerte que revises lo que tienes en tu joyero y compruebes si le estás sacando partido a las posibles combinaciones que le dan a tus anillos de oro un punto de color.

Para ayudarte, te hago algunas propuestas.

 

5 ideas de anillos de oro con piedras engarzadas

Personalmente, me encantan los anillos de oro sencillos. Si tienen un buen diseño, creo que las líneas puras aportan elegancia y simplicidad. 

¿Te pongo un ejemplo? El Plug Gold, uno de mis preferidos si hablamos de joyas minimalistas, es una muestra de lo que te quiero decir. 

Pero lo que quiero contarte hoy va por otro lado. Me gustaría que te fijases en los anillos de oro que tienen un toque de color, es decir, piedras engarzadas o minerales preciosos.

Si llevan siglos fascinándonos, será por algo ¿no crees?

Echa un vistazo a estas joyas y luego me cuentas qué te parecen.

 

1. Ópalo

El ópalo es una piedra preciosa muy apreciada en joyería. Hay ópalos de muchísimos tipos, con una variedad tan amplia de colores que casi se puede decir que cada ópalo es único porque es imposible encontrar dos iguales. 

Piensa que los hay de color rojo, verde, negro, amarillo, violeta… También azul, como los cinco ópalos insertados en el anillo de oro Karis Gold.

 

2. Malaquita

Se trata de un mineral de un verde muy intenso, generalmente con bandas de distintas tonalidades que se aprecian según el corte que tenga el mineral.

Como curiosidad, tiene una alta composición de cobre y antaño se utilizaba triturado como pigmento para trabajos artísticos, como pinturas y murales, o incluso como cosmético (dicen que los egipcios usaban polvo de malaquita para pintarse los ojos).

Si ese tono verde profundo te hipnotiza tanto como a mí, puedes tenerlo en un anillo de oro como el Nidhi Malachite Gold, con tres piedras engarzadas, una central más grande y dos laterales.

 

3. Circonita

También llamada zirconita o circonia cúbica. Se trata de una gema sintética creada a partir del óxido de circonio. El resultado es una piedra muy duradera, con un brillo y unas propiedades que la convierten en la competidora más económica del diamante. 

La circonita más habitual es incolora, pero puede encontrarse en otros tonos como estas siete circonitas negras del Valentina Black Gold; en rosa, como el Valentina Pink Gold; o azul, como el Valentina Blue Gold, tres anillos que puedes ponerte juntos.

 

 

4. Zafiro

Si tienes un anillo de oro con zafiros, tienes un tesoro, porque el zafiro es una de las piedras preciosas más valoradas en joyería.

Es cierto que puede encontrarse en distintos colores, pero la verdad es que cuando pensamos en un zafiro se nos viene a la mente una espectacular piedra azul. Ese es el zafiro clásico, una piedra que tradicionalmente se utiliza en anillos de compromiso. como el que lució Lady Di, por ejemplo, que más tarde llevó Kate Middleton.

Aunque no necesariamente hay que escuchar campanas de boda para permitirse unos zafiros como los del Saphire Blue Gold. 

5. Lapislázuli

Sigo con los azules intensos e hipnotizadores y llego a este anillo de oro con lapislázuli, una piedra semipreciosa compuesta por minerales diversos: el Nidhi Lapis Gold.

¿A que es fascinante? También fue una de las piedras favoritas de los egipcios, que la utilizaban como ornamento en sus figuras. Por eso se ha encontrado lapislázuli en las tumbas de los faraones, por ejemplo, y que se usaba para adornar las máscaras funerarias.

Posteriormente tuvo muchos más usos, sobre todo como pigmento. Si te gusta el arte sabrás que tuvo su auge en el Renacimiento. Los Médici estaban fascinados con el azul del lapislázuli, y fue un color muy utilizado por Miguel Angel o Leonardo da Vinci

¡En su momento fue una piedra más cara que el oro!

Todos estos anillos tienen una base de plata de Ley 925 y están chapados en oro de 18 kt.

Chapar el oro es una técnica que se usa desde hace cientos de años. Se trata de poner una fina lámina de oro recubriendo el otro metal.

Dado que el oro puro tiene un precio muy elevado, es una forma de poder disfrutar de las joyas de una forma más asequible y con un acabado perfecto.

Y ahora, dime ¿te ha inspirado lo que te he contado para poner un toque de color en tus manos?