No sin mis joyas: joyas waterproof para llevar siempre puestas

¿Te apetecería llevar tus joyas encima full time? ¿Te imaginas tener collares que te sigan el ritmo las 24 horas? Pues es posible con joyas waterproof, preparadas para resistirlo (prácticamente) todo. 

Así, siempre puedes llevar puestas tus joyas favoritas sin tener que preocuparte por nada. 

Y te estarás preguntando: ¿eso incluye el gimnasio o la piscina?

Sigue leyendo y te resuelvo ese misterio…

Joyas waterproof para seguir tu ritmo

La verdad es que a veces voy muy rápido por la vida, y (aunque sé que debería) no tengo todo el cuidado del mundo con las joyas.

Cuando estoy en una de esas etapas en la que tengo la cabeza en muchas cosas a la vez, no me la juego usando las joyas más delicadas: me voy directamente a las todoterreno.

Porque, la verdad, no me apetece que por un descuido, mis joyas pierdan brillo. Aunque sé que no pasa nada, si eso ocurre puedo recuperarlas de forma sencilla.

Siempre te comparto mis truquillos. Por ejemplo, te conté cómo limpiar el oro para recuperar su brillo del primer día. Y también te di 5 consejos para mantener tus joyas de plata perfectas durante años. 

Pero aun así, a veces prefiero curarme en salud y tratar de elegir joyas que, a pesar del uso, sigan brillando y con aspecto de haberlas sacado de su estuche ayer mismo.

Te pongo un ejemplo. ¿Qué te parece el Collar Yoko?

 

Es una cadena tipo cola de serpiente, de acero inoxidable y chapada en oro de 18 kilates. Y, además, lo tienes en tres anchos distintos, para combinar varios.

Bueno, pues ahora te tengo que decir que es una de mis joyas waterproof favoritas.

Y la prueba de que eso de elegir joyas que no pierdan su color ni su brillo aunque las lleve puestas todo el día, es posible (si eliges las piezas adecuadas).

¿Qué diferencia las joyas waterproof de todas las demás?

Como sabes, siempre te recomiendo que te quites las joyas para lavarte las manos, meterte en la ducha… Es decir, cuando no necesitas llevarlas. Si no lo haces, te arriesgas a que la joya se debilite.

No pasa nada por una vez, pero si repites y repites…

Los metales reaccionan a la humedad y pueden sufrir alteraciones químicas. Con el tiempo, las joyas se avejentan y pueden hasta tener daños irreversibles.

Y tú no quieres que pase eso con esta preciosidad, por ejemplo. El collar Kira, de acero inoxidable y chapado en oro de 18 kilates, es una cadena bastante larga (50 cm) que puedes regular como te apetezca o llevarla con dos vueltas. Otra de mis joyas waterproof.

¿Y cuál es el truco? ¿Por qué estas joyas soportan tan bien lo que otras no resisten?

Si te has fijado, en ambos casos te he dicho que la base es de acero inoxidable, un material muy duradero que no se oxida y no cambia de tono (por ejemplo, nunca va a coger ese característico color verdoso de algunas joyas muy usadas).

Se trata de una aleación de acero muy utilizada, que contiene cromo, un metal que no reacciona ante el oxígeno y que, por tanto, evita la corrosión. También puede tener otros elementos, como níquel o molibdeno.

¿Ventajas de todo esto que te he contado?

  • Es un material muy resistente, no se raya con facilidad.
  • Muy duradero (¿de qué crees que están hechos los Rolex clásicos o los Cartier?).
  • Es hipoalergénico.
  • Y es sostenible, 100% reciclable. 

Por eso puedes disfrutar de tus joyas en todas las ocasiones, incluso puedes ducharte con ellas. 

El collar Blossom, por ejemplo, puede estar contigo las 24 horas del día.

Entonces ¿puedo bañarme con joyas waterproof?

Sí, si tus joyas son de oro, plata, platino, titanio o acero inoxidable, como estas que te he presentado (incluyendo el espectacular Collar Fedora y Flavia).

 

Pero deberías evitar el agua si están hechas de otros metales, como cobre o bronce.

Tampoco es lo mismo ducharte en casa con las joyas puestas que irte a la playa o la piscina. El salitre y el agua clorada no se llevan bien con las joyas, y no solo porque cambien de tono, sino porque acumularán depósitos que pueden estropear los cierres mecánicos.

Hay otra razón más para tener cuidado: ¿sabes lo fácil que es que se te deslice un anillo sin que te des cuenta? ¿A que no te haría ninguna gracia perder un pendiente entre las olas?

Por eso yo, aunque elijo joyas waterproof para no estar preocupándome del agua, procuro cuidarlas todo lo posible: me encanta que estén siempre como el primer día.

¿Tú te quitas las joyas antes de meterte bajo el agua? ¿Qué haces para acordarte? Cuéntame tus trucos para cuidarlas.